Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

lunes, 20 de marzo de 2017

CARTIER PRESENTA SUS ÚLTIMOS LANZAMIENTOS EN UNA CITA PARISINA

Share
Semana de la moda no es sólo acerca de la ropa. Mientras en la pasarela rivalizan espectaculares desfiles y celebridades, el mundo de la joyería es cada vez avanza en atractivas propuestas, atrayendo a los compradores, prensa e influencers entre espectáculos para admirar los últimos lanzamientos.


En París, a principios de este mes, Cartier celebró su Rendezvous bianual en el histórico Hôtel de Pourtalès en el octavo distrito. Fue una oportunidad para presentar sus nuevas piezas, pero imprimiendo en la misma el verdadero estilo de Cartier. En su lugar de un evento aséptico, los chicos de la campana de Cartier recibieron a los invitados transportándolos al mundo del rock'n'roll Rendezvous, con piano de cola, batería y guitarras eléctricas, como si una banda acabara de dejar sus instrumentos para tomar un café y tomarse un descanso.



Los componentes de la banda descansan en los sofás cercanos, a modo de simbólicas polaroids invitando a contemplar a los visitantes últimas adiciones a la colección de relojes de Cartier, incluyendo los nuevos miembros de la familia Drive:  oro color de rosa con una correa de cuero marrón y dos versiones moonphase. Esta fue también una oportunidad para seguidores de la  moda, que generalmente no asisten a ferias de relojería como SIHH, pudieran conocer de primera mano la muy esperada serie Panthere de Cartier, un relanzamiento de la década de los 80 que estará llegando a tiendas a principios de este verano .

Tras la sala de los músicos nos encontramos con la colección Cactus, que se lanzó en París el verano pasado, incluyendo algunas novedades muy originales. Los reconocibles granos de oro punteado han sido reducidos a través de colgantes más "cotidianos" y los anillos, algunos rematados con diamantes de corte brillante o lapislázuli opaco - parecen los pequeños hermanos de los originales - otros aparecen esparcidos con cuentas de granate como jugosas semillas de granada.

Había también un par de bolsos nuevos de la tarde, continuando el legado de Cartier de hacer bolsos como objetos preciosos. Éstos se presentan en verde vivo o  piel del cocodrilo con oro metálico, cada uno rematado con ese cactus esmeralda y carnelian distintivo. 

Entre una escenografía de zapatos esparcidos por el suelo y una superficie llena de parafernalia de belleza, Cartier dio a conocer una nueva gargantilla que imita un clavo y que forma parte de la gama Juste un Clou, así como una versión super-size del brazalete.

Pero lo más  notable fue la nueva gama de brazaletes de Ecrou, pensada para adquirir la posición de los ahora-icónicos Love y Juste un Clou como el accesorio indispensable. En la misma línea que el Clou, que fue diseñado por Aldo Cipullo para Cartier en 1970 y basado en el clavo humilde, Ecrou recuerda a las tuercas de un trabajador, forjadas en una bobina retorcida de  oro blanco o amarillo e intercalado con Tuercas hexagonales. En una elegante forma ovalada, están diseñados para poderse combinar con otras  piezas Cartier.

El evento fue  Rendezvous decididamente rebelde, un mundo alejado de los sagrados pasillos de la Place Vendôme; Indicativo del joven cliente que Cartier pretende atraer. Y a juzgar por la repercusión del  Rendezvous, fue todo un éxito y acierto de presentación.