Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

domingo, 2 de julio de 2017

China revela planes para la primera construcción come-contaminación del mundo "Forest City"

Share

El proyecto viene de la mano de la firma italiana Stefano Boeri Architetti.

China no es un país ajeno a la arquitectura contemporánea, sin embargo, en el año 2016, el Consejo de Estado de China publicó directrices que prohibían la construcción de edificios "extraños" y los que carecen de carácter o relación con el patrimonio cultural, cambiaba su enfoque de esta forma a lo "económico, verde y hermoso".

Los planes recientemente revelados para la ciudad del bosque de Liuzhou, diseñada por la firma italiana Stefano Boeri Architetti que se construirá en China meridional, encajan del todo en este nuevo enfoque. Se trata de un vecindario de 342 acres que consta de más de 70 edificios, incluyendo casas, hospitales, hoteles, escuelas y oficinas, los cuales estarán cubiertos con 40.000 árboles y casi un millón de plantas. Eventualmente, hasta 30,000 personas podrían encontrar su hogar en Forest City.

Se espera que la vida vegetal absorba casi 10.000 toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes por año y produzca 900 toneladas de oxígeno al año, disminuyendo la temperatura del aire y proporcionando un nuevo hábitat para la fauna desplazada. Los paneles solares de los techos recogerán energía renovable para alimentar los edificios, mientras que la energía geotérmica alimentará el aire acondicionado, lo que se sumará al atractivo verde del proyecto.

Debajo de los árboles, la forma curvilínea de los edificios canalizarán lo que Boeri llama la "poética de la arquitectura" para convertirse en "un lugar donde la naturaleza fluye".

El proyecto viene precedido por otro proyecto de Stefano Boeri Architetti, dos torres residenciales en Milán cubiertas en el equivalente de cinco acres del bosque. Su construcción finalizó en 2014, y eliminan 30.000 a 35.000 libras (15 a 17.5 toneladas) de hollín del aire cada año.

"Empezamos a imaginar si era posible crear un entorno urbano creado a partir de muchos de estos bosques verticales", dijo Boeri. China, dijo, proporcionó el telón de fondo perfecto para un proyecto tan ambicioso.

"Hemos visto lo que está sucediendo (en términos de contaminación) en Beijing y Shanghai, pero al mismo tiempo, China tiene que crear a las ciudades" para dar cabida a la población, dijo. De hecho, el gobierno chino anunció el año pasado que planeaba trasladar a dos millones de personas de aldeas remotas a ciudades para 2020 en un intento por aliviar la pobreza rural y como muestra de modernización.

Pero mientras la Oficina de Planificación Urbana del Municipio de Liuzhou ha aprobado el plan, la finalización del proyecto está muy lejos. La construcción está programada para comenzar en 2020, Boeri dijo que todavía hay mucho trabajo de planificación y la investigación necesarias antes de poder establecer una fecha de finalización. Sin embargo, es optimista sobre el proyecto y confía en su objetivo.

"Realmente creo que puedo traer los bosques a la ciudad lo que supone una manera de reducir el cambio climático", dijo.